La Plata Buenos Aires Argentina - Edición Nº1121
martes 15 de octubre de 2019
5/10/2019

Alberto Fernández dijo que se ocupará de "ordenar la situación de los jubilados"

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, aseguró hoy que si gana las elecciones del 27 de octubre ordenará "la situación de los jubilados" porque "no es posible que hayan quedado sumergidos donde están sumergidos".

ETIQUETAS:

"Si a ustedes les preguntan de dónde vamos a sacar la plata, díganles que voy a dejar de pagar los intereses a los bancos para dárselos a los jubilados", manifestó en el acto realizado en el local de la Unión Obrera Molinera de la localidad bonarense de Chacabuco.

En otro orden, Fernández, pidió a los maestros "que nunca bajen los brazos", y advirtió que "no debemos dejar de confiar en ellos, porque son los que hicieron fuerte a la Argentina".

"Este es el gobierno de un presidente como Mauricio Macri que dijo que la gente caía en la Educación Pública cuando le dio al país cinco premios Nobel. En esta provincia, la gobernadora (María Eugenia Vidal) fue a buscar voluntarios para reemplazar a los docentes. No les importa la escuela pública", remarcó Fernández.

El candidato presidencial se describió como "un hijo de la Universidad Publica" y aseguró que las casas de altos estudios que son sostenidas por el Estado "no representan un costo" para "una sociedad que necesita el conocimiento".

"Nos quieren convencer que los problemas que tenemos son consecuencia de los derechos que conseguimos. Argentina tiene que volver a encenderse. En cuatro años subió el desempleo, crecieron la pobreza, el hambre y se cerraron cientos de industrias. Pagamos tarifas dolarizadas para asegurarles negocios a los amigos del presidente que posee todas las empresas energéticas", apuntó.

En ese sentido, Fernández calificó como "vergonzoso" que exista el hambre en Argentina y sostuvo que en la actualidad en el país "se cierran industrias y se abren comedores".

"Hacemos falta todos en Argentina. Nadie sobra y la gente debe tener un lugar y de esta forma vamos a construir un futuro", manifestó el postulante del Frente Frente de Todos en el cierre del acto en la localidad de Chacabuco.

Más tarde, el candidato presidencial por el Frente de Todos, concedió una entrevista antes de presentarse en un acto en la ciudad de Chivilcoy, y aseguró que con la ayuda de varios actores sociales trabajará con el propósito de “ponerle fin al hambre en Argentina”, al ratificar que el lunes presentará un proyecto en ese sentido.

“Hablamos con sindicatos, con industriales e incluso con técnicos de la CEPAL para elaborar un Plan contra el Hambre. Como sociedad tenemos que levantarnos y ponerle fin a este problema”, indicó Fernández en diálogo con la señal TN.

El postulante se mostró junto a Florencio Randazzo, ex ministro de Interior y Transporte durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y remarcó que las diferencias que ambos tuvieron con la ex mandataria “quedaron superadas y ahora hay que pensar en el futuro".

En otro orden, tanto Fernández como Randazzo respaldaron la postura de los gremios aeronáuticos en el conflicto con Aeerolíneas Argentina, al adjudicarle la responsabilidad de la medida de fuerza al gobierno nacional y a la conducción de la empresa.

“Hay una cuestión de retraso salarial. Hubo un 20 por ciento de aumento con una inflación del 50. Antes de decir que se trata de un paro K, el gobierno debería trabajar para llegar a un acuerdo. Los pilotos no son culpables de la situación, pero deben evitar hacerle el caldo gordo a quienes buscan acusarlos”, apuntó.

Sobre las recientes excarcelaciones de los empresarios Cristóbal López y Fabián de Sousa evaluó que “mientras no haya culpabilidad no hay razones para justificar una detención”.

"En estos casos, la prisión preventiva no se ajusta a lo que dice el Pacto de San José de Costa Rica. Creo que se trataban de detenciones arbitrarias”, subrayó.

Fernández respaldó el modelo sanjuanino de explotación minera al estimar que se lleva a cabo mediante “un acuerdo social responsable”, y interpretó que el actual gobernador de Chubut, Mariano Arcioni “heredó una situación difícil” y se mostró dispuesto a “ayudarlo” en el caso de llegar a al presidencia.

“Hay que entender que cuando Cristina (Fernández de Kirchner) dejó el gobierno había un PBI de 600 mil millones de dólares y ahora con (Mauricio) Macri tenemos 300 millones. La torta se achicó a la mitad y eso significa menos recaudación y menos ingresos para el Estado”, puntualizó.