Publicado el 27/02/18

Cansados de pedir, vecinos de Parque Sicardi armaron su propio sistema de señalización

Hasta hace unas pocas semanas, las calles de Parque Sicardi carecían de nomencladores. Y ahora, merced a la decisión de un grupo de familias que le pone el hombro al progreso de la zona, al menos en el corazón del barrio las vías están identificadas con señalética que mandaron a hacer los vecinos.


Separado por 11 kilómetros del casco urbano platense, el “confín” del Distrito crece a su ritmo, sin alterar demasiado la fisonomía original de veinte años atrás, cuando comenzó a poblarse. Parque Sicardi se fue habitando muy de a poco por gente que buscaba un escenario agreste donde vivir. Hoy, aunque ya con unas 90 manzanas urbanizadas, es la localidad más “desconectada” de la Región: allí sólo hay servicio eléctrico y no existe el gas natural, servicios sanitarios, teléfono, internet ni TV por cable; tampoco cuentan con suficiente señal para la comunicación móvil.

En rigor, es también una elección de los vecinos el hecho de que no se asfalten las calles ni se extienda la red de agua corriente hasta esa zona del sudeste platense, y es que según sostienen, la escasez de infraestructura urbana contribuye, de alguna manera, a mantener la tranquilidad propia de los lugares poco poblados. Pero como necesitan también de ciertas mejoras, aúnan esfuerzos para conseguirlas.

CON EL IMPULSO VECINAL

Las calles del barrio no mostraban a qué número pertenecían y ese detalle desorientaba, sobre todo, a los visitantes. Fue la gente que integra “Hijos del barro”, un elenco teatral independiente que integran unas 25 familias del barrio, la que con lo recaudado en la “Fiesta del Vecino Solidario”, una propuesta que convoca a artistas , pudieron encargar a un artesano de la zona los nomencladores de las calles. Ya antes, juntando en un fondo común, hicieron de los accesos a Sicardi calles transitables. No con asfalto, pero sí con un procedimiento de piedra y tosca que les permite entrar y salir de sus casas después de la lluvia sin quedarse encajados.

Ahora el orgullo del barrio es la flamante cartelería confeccionada en madera tallada. La nueva señalética se extiende por la 659 (la calle principal de Sicardi), desde 7 a 22.

“Ya le llevamos la siguiente tanda a la delegación municipal”, adelantó una de las impulsoras de los proyectos vecinales de Parque Sicardi y directora del teatro Hijos del Barro, Adriana Wirth.

Esa segunda partida de carteles se dispondrá sobre 7, desde 650 a 659.

“LA CALLE DE LAS LUCES”

En Los Hornos, una cuadra se ganó por años la admiración de los vecinos de alrededor: “La calle de las luces”. Situada en 136 entre 59 y 60, sus frentistas adornaban de tal manera las fachadas de sus domicilios cada fiesta navideña, que el lugar llegó a ser visitado por gente de otras ciudades que, guiadas por el “boca en boca”, realizaban el paseo para apreciar la iniciativa.

Unos 20 vecinos comenzaron a reunirse para trabajar en el embellecimiento de la calle, pero también para recuperar los señalamientos viales y brindarle mayor seguridad. Para ello y con las habilidades que cada familia pudo aportar se efectuaron carteles que indican los lugares donde no se puede arrojar basura, limpiaron entre todos un terreno baldío, pintaron los cordones y las entradas de los autos y podaron los árboles para obtener mayor intensidad de las luminarias durante las noches.