Abusaron de una nena de 5 años en Punta Lara

El aberrante hecho ocurrió en una iglesia evangelista de la zona. El acusado es un joven de 16 años, conocido de la familia



Una pequeña de 5 años fue abusada sexualmente por un joven de 16, quien era conocido de la familia. La madre de la niña dialogó con Trama Urbana y brindó detalles del aberrante hecho que padeció su hija. Por su parte, el sospechoso se encuentra libre.

“Yo lo conocí a J. (el acusado) hace cinco años, cuando me mudé al barrio y empecé a ir a la iglesia de la zona”, dijo la madre de la víctima, y agregó: “Lo veía siempre ahí o a veces él venía a casa, había un vínculo con la familia. Era como si fuera un hijo, aunque jamás lo dejé solo con mis hijas”.

Además, la mujer contó: “El día que pasó estábamos todos en la iglesia, rezando. Él estaba cerca nuestro jugando con su celular y mis hijas estaban dibujando en unas hojas. Como somos líderes de oración tenemos que escuchar problemas de grupos asignados, por lo que en un momento los perdimos de vista. Mi marido salió a buscarlos y los vio afuera hablando, pensó que no había problema y volvió adentro”.

Al momento de retirarse, la familia se saludó con la del sospechoso y cada uno se dirigió a su hogar. “Yo le decía a mi marido que J. es muy unido a nosotros, que nos quiere. Llegamos a casa y nos sentamos a charlar sobre la iglesia, sobre las cosas que no son propias de Dios y en ese momento mi nena nos contó lo que pasó”, comentó la madre de la niña.

“Ella nos dijo que le hizo algo feo, nos dijo: Me tocó la colita, me bajó los pantalones y me metió una cosa. Yo no podía creer lo que me estaba diciendo”, relató, afligida. Luego, la mujer agregó que, cuando le preguntó a qué se refería, la pequeña describió que “la cosa” era como “una mano, algo redondo que le salió del pantalón”.

“Traté de consolarla, pero después me encerré en el baño y empecé a llorar”, señaló. “Mi marido quiso ir a buscarlo, estaba furioso, tuve que frenarlo”, aseguró. La familia contactó entonces a la Policía, por lo que intervinieron los agentes del Comando de Patrullas de Ensenada, a cargo de Walter Sartor: “Los oficiales me contuvieron mucho. Lo detuvieron, pero tuvieron que soltarlo por ser menor. Mañana (por hoy) tiene que ir a declarar”, detalló la madre de la víctima.

Tendría antecedentes

“Me enteré que protagonizó un caso parecido con la nieta del pastor, algo raro pasó. Él mismo fue el que me lo contó, me mandó un mensaje diciéndome que yo lo estaba queriendo acusar como una vez que el padre de la nena lo acusó de tocar a su hija, pero que él no había hecho nada”. Por su parte, la mujer aclaró que intentó dialogar con la familia del acusado, pero que estos negaron lo ocurrido: “Dicen que mi hija miente, ¿cómo una chica de esa edad puede inventar algo así?”, aseguró.

“Somos miembros de la iglesia evangélica, somos una unidad espiritual. Ellos creen que hay que perdonarlo, otros me dicen que tengo que seguir hasta las últimas consecuencias. Mi objetivo es meterlo preso, no quiero que siga suelto. Creo que la religión es un estilo de vida, nos enseña a ser buenas personas. Si él se crió bajo estos ideales, ¿cómo pudo haberle hecho esto a mi hija?”, concluyó.

Parte médico del hecho

Debido al abuso sufrido, la pequeña fue llevada por sus padres al Hospital Cestino, donde le realizaron los estudios pertinentes para, en principo, determinar la veracidad de la denuncia y, una vez constatada, la gravedad de las lesiones que sufrió la niña.

Según los resultados a los que pudo acceder este medio, la joven víctima sufrió “un hematoma de 0,5 x 0,5 cm en hora 6 de la región anal”. Debido a esto, fue internada en la sala de emergencias del nosocomio, donde se mantuvo bajo observación y luego fue dada de alta pasadas las 24 horas.

“Quiero que la Justicia haga algo, porque con manoseos no hacen nada. Hasta la médica lo dijo, que porque solo tiene unos pequeños hematomas, que porque no la penetró, no va a pasar nada”, manifestó la madre de la pequeña. Por la causa, interviene la Unidad Fiscal Juvenil Número 4, del Departamento Judicial La Plata.