Publicado el 30/08/13

“Carloncho” contó su vida a internos en la Unidad 54

Carlos Barrese, más conocido como "Carloncho", quien estuvo privado de la libertad casi 30 años y luego se convirtió en un exitoso empresario gastronómico en La Plata, visitó la Unidad 54 donde brindó una charla en la que contó su historia de vida ante más de medio centenar de internos.


"Carloncho" contó su vida a internos en la Unidad 54Florencio Varela.- Carlos Barrese, más conocido como "Carloncho", visitó la Unidad 54 donde brindó una emotiva charla en la que contó la historia de su vida ante más de medio centenar de internos. Foto: gentileza ministerio de Justicia y Seguridad de Buenos Aires

El relato se extendió por más de una hora, en el cual contó desde la cruel infancia entre orfanatos y reformatorios, hasta su paso por la delincuencia y su posterior encarcelamiento, por donde transitó los peores años de su vida, aunque dejando de lado el crudo relato, quiso acercarles un mensaje esperanzador a través de la superación, olvidando el rencor. Luego se dio por finalizada la charla y los internos emocionados irrumpieron en un aplauso prolongado, otros se acercaron a Carloncho para agradecerle por la charla y los consejos que brindó.

La iniciativa se enmarca dentro del programa "Aprender a vivir... sin drogas" y participaron los detenidos del módulo Cevareso (Centro Varelense de Rehabilitación Social), que se mostraron animados con la propuesta.

En febrero pasado se firmó un convenio en la Unidad 54 entre el ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, y el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, para que privados de libertad jóvenes adultos sean beneficiados por un programa de asistencia por las adicciones a las drogas.

Carloncho, quien firmó autógrafos del libro de su autoría dedicado a los internos, nació un 25 de julio del año 1939, en el barrio de Flores, de la Capital Federal. Pasó los primeros 30 años de su vida encerrado en institutos de menores y cárceles, pero pudo superarse y después de vivir en Estados Unidos, donde aprendió el oficio de pizzero, volvió a La Plata y se convirtió en un exitoso empresario del ramo.

Su experiencia se plasmó en dos libros: "Corazón de Hierro", con el que ayudó a ex detenidos a través de su venta, y el segundo, "Cárceles, el día después" el cual no está a la venta, sino que es repartido en su totalidad entre la población carcelaria de la Provincia, "como una enseñanza de vida", según señala su autor.

Las visitas de Carloncho son parte de una iniciativa propia de poder transmitirles a los presos su experiencia, para demostrarles que pueden transformar su futuro. Estos encuentros son organizados por el ministerio de Justicia y Seguridad, a través del Servicio Penitenciario Bonaerense, y del Departamento Cultura de la dirección General de Asistencia y Tratamiento, y constituyen una experiencia positiva para los detenidos.